miércoles, 21 de diciembre de 2016

COMIQUERAS 1

Comiqueras: primer encuentro de autoeditoras de cómics.

Este año me invitaron a un encuentro de comiqueras en Brasil y me dieron ganas de que pasara algo semejante también en Chile, así que produje este evento junto a las chicas de @cogefe y @tetastristescomics que reunió a más de 20 comiqueras independientes de Santiago de Chile, Valparaíso y una invitada itinerante desde Venezuela.
Chicas que hacen cómics y que se autopublican en formato fanzine nos reunimos para compartir historias, conocimientos y aprender un poco del pasado de las comiqueras pioneras en Chile. Hubieron talleres gratuitos de cómic, charlas y una feria de venta de cómics, para que sigamos autogestionando nuestras obras. Se realizó en el centro cultural Infante 1415 en Providencia, un gran espacio cultural seguro y bien gestionado. Con amplios espacios para actividades culturales.
---
Aquí adjuntamos el afiche del evento y el programa, junto a algunas fotos, la lista de comiqueras asistentes y dibujos que resumen lo que vivimos. Más una breve reflexión.
---
Me parece super interesante que las mujeres cis/ trans / lesbianas/ etc. nos juntemos a conversar sobre nuestras producciones y a conocer un poco de la historia de las mujeres que han dibujado a lo largo de nuestra breve historia. Porque por lo que veo es super breve. Algunos nos cuentan que en los 80-90 habían algunas que dibujaban de-repente cómics y que luego desaparecieron, se pusieron a hacer cursos de yoga o se dedicaron a otras artes más rentables. Luego hay otras que dicen que comenzaron en el 2000 y que de ahí no han parado. La mayoría remite a haber tenido clases con la maestra Marcela Trujillo, quien fue la que las inspiró.
Durante las charlas, la frase recurrente fue "Las mujeres dibujan feo" y varias reconocieron tomar esa frase como herramienta de resistencia, diciendo: Mira, dibujo feo pero llevo 10 años haciendo historietas y no pienso parar. Otras decían que no es parte de la identidad de las mujeres dibujar mal, que también hay varias que dibujan como lo requiere la academia gringa del cómic, porque parece que no existe otra. Tal vez la realista europea. Melina Rapimán nos comentó que cuando inició tribuna femenina, varias chicas eran ilustradoras pero no sabían hacer cómics -porque acá no hay escuela de cómics y se ve como algo masculino/ñoño/nerd- entonces dibujaban en una página una ilustración grande y luego ponían un texto. Algunos desacreditan estos experimentos como cómics, pero hey, revisen un poco la historia del cómic po. Luego otras fueron aprendiendo sobre la marcha los ritmos y las viñetas y los globos de textos, hasta llegar a lo que se llama una viñeta clásica/académica. De estos experimentos aún podemos ver residuos en la nueva camada de historietistas chilenas, que dentro de nuestra ignorancia, usamos más bien la intuición para expresarnos en la página, usando, sin saber, los antiguos recursos de las protoviñetas de los primeros cómics. Incluso el estilo de lectura de las iconografías egipcias, que imitaban el movimiento, como en los fotogramas.


Foto de la revista Tribuna femenina editada por Melina Rapimán.



Resultado de imagen para tribuna femenina cómics

Colaboradoras de la última edición Pelos.

Resultado de imagen para tribuna femenina cómics

Creo que la discusión sobre dibujar Marvel o Aline Kominsky se disuelve si hablamos de UnderGround ¿Dónde están las mujeres en la historia del cómic chileno? Pos en el under, y aquí no hay reglas. Una dibuja como quiere y escribe sobre lo que se le de la gana porque para eso nos autoeditamos. Autoeditarse es experimentar y concretizar en el camino, porque vas viendo cómo queda impreso, si sería bueno rotular o escribir a mano, si ocupas tal o cual herramienta de edición, si te importa o no la moral. Pero no es fácil decir lo que se piensa, ni actuar como piensas, ni aquí ni en las altas esferas de la visibilidad, entonces si una no se censura, te censuran los círculos o el público. Hacen desaparecer tus redes sociales con todo tu material o simplemente no te seleccionan para los mega eventos de cómic, pero ¿Nos interesa estar ahí? Yo creo que cuando nos interese estar ahí nos vamos a morir, qué aburrido sería dibujar como ellos quieren o escribir sobre lo que ellos creen conveniente, aún así, varias de nosotras estamos interesadas en el mundo social y en paralelo, hacemos política, somos feministas, por eso nos interesa reunirnos y compartir conocimientos, dibujemos bien o no, nos conozca la élite o no. Entonces, este encuentro también puede ser catalogado como un acto político, ya que en nuestras bases no aceptamos historietas con contenido homoodiante, transodiante o que fuera sexista, porque no queremos que nuestra cultura siga tal como está: enferma y si no nos cree que estemos enfermos, es cosa de que salga de su zona de confort y mire las noticias. Muchas de nosotras dibujamos por el simple placer de dibujar, pero muchas también estamos interesadas en no replicar las mismas estéticas dominantes que construyen nuestras formas de vernos y de actuar. Muchas estamos interesadas en dar nuestras opiniones a través del dibujo, decir lo que pensamos abiertamente y crear espacios de seguridad para que esto ocurra. No le exigimos a las demás que lo hagan, pero si nos interesa mostrarle a las nuevas comiqueras que no es tan difícil aportar con un grano de arena a la diversidad de formas de ser, que no violenten el mundo de manera destructiva. Aunque si estamos interesadas en destruir algunas cosas, pero si se asustan, piensen en ésto ¿Qué movimiento artístico no destruyó algo del pasado? ¿Qué paradigma artístico no causó una nueva forma de mirar el mundo? Siempre le digo a la gente que se escandaliza con lo que digo que no es nada nuevo, que es super normal que algunas cosas mueran y que otras nazcan. Incluso nuestras mismas acciones pueden estar obsoletas, si miramos el avance de 30 años que nos llevan otras culturas.



Becoming Me
Ampato
Bicolor
Nikolo
Cämil Barrales Rojas
Me lo dijo unx TRUEK
Valetripas
Osa
lesbilais
Kather0ine
Devil Katy
Supnem
Nubearbol
Desobediencia Visual
Animal de Costumbre
Noir (De Cuneta Maldita)
D4GO ilustraciones


Se dice que lo típico en el cómic hecho por mujeres es la autobiografía, tal vez se refieran a la autobiografía explícita, porque desde que tengo memoria, toda creación artística siempre remite a algún recuerdo almacenado por nuestra biografía, somos como cajitas de historia ambulantes, mi cerebro es mi memoria, mi cuerpo es mi memoria/mapa material. Varias comiqueras nos sentimos muy interesadas en contar nuestras historias personales porque estamos ciertamente acostumbradas al diario de vida y hay algo en el hábito comportamental -nuestra educación de género recibida- que nos impulsa al intimismo, a contarlo todo. Cuadernillo que fue, en la historia de las mujeres y de algunos hombres, la única válvula de escape en las antiguas sociedades conservadoras, donde había que contarle todo al sacerdote y nada podía quedar para nuestra reserva. El diario de vida fue el primer acto político de resistencia de las mujeres, el primer documento sin censura que nos permite en la actualidad, conocer la historia de una época desde la visión subjetiva de un individuo y así armar el rompecabezas de las historias humanas. De ahí en adelante, cuando el diario de vida se volvió un género narrativo, sin ser reconocido como tal, que comenzó el escándalo. Qué escandalosa Bombal, qué impúdica Teresa Wilms., que publican sus intimidades. La gente las juzgaba pero devoraba sus diarios buscando aventuras sexuales o revelaciones de la aristocracia, porque las mujeres pobres ¿Escribían diarios de vida? No, nuestras abuelas del campo sólo labraban la historia en sus memorias orales y los relatos que pueden transmitirnos cuando se corta la luz eléctrica y no tenemos acceso a internet. De esta manera, la relación política, cómic, diario de vida, no la inventamos nosotras, existe desde hace mucho antes y ha llegado al campo, también, de los escritores y comiqueros hombres, trans o gay. Así que si quiere conocer un poco de la historia de las historietistas chilenas, busque nuestros diarios de vida en cómic. Una pionera en este tipo de relatos es Marcela Trujillo y una seguidilla de mujeres que se inspiraron en ella para llevar también sus diarios dibujados, ya sea de forma impresa o en web cómics.



La producción de historietas hechas por mujeres no es tan alta como quisiéramos, pero se mantiene en la punta del cañón como no queriendo extinguirse, dándole la mano a la ilustración como para poder sobrevivir, ya que del cómic difícilmente se puede vivir si no se le pone mucha energía y cuerpo. Usted puede revisa este blog y encontrarse con la entrada en donde vamos archivando a todas las comiqueras que vamos conociendo con contenidos que no sólo apunten a la diversión y a la superficialidad. No es malo divertirse, nosotras también lo hacemos, pero nos interesa aprender de estas mujeres y de su nueva visión de mundo.



Con la aparición de las mujeres fueron apareciendo a su vez, nuevas formas de representación de nuestros cuerpos y de nuestros estereotipos de género. Con el cómic autobiográfico apareció la fea, la gorda, la chica, la alta, la flaca y las mujeres eidéticas, esas venus de los comiqueros, con narices pequeñas y labios enormes, comenzaron a reinventarse gracias a la imagenería construída por nosotras. Nuevas imágenes corporales nos abren campos nuevos de posibilidades de ser y de sentirnos representadas y menos raras por ser distintas, por ser mujeres en campos que se creían masculinos. Aparecieron las mujeres que tienen hijos y dibujan con la guagua al lado, las que están casadas, las aventureras sexuales, etc. Aún así hay muchas que se sienten mal por dibujarse reales y creen que sus historietas venderían más si se adecuaran a las cuerpas que nos presenta la pornografía.

                                   
Dibujo de Marcela T.


Yo iría por la parte de no desacreditar ningún relato escrito por una mujer, porque constituye nuestra historia como comiqueras chilenas y latinoamericanas, incluso aunque fuera catalogado de fascista, ya que representa una forma de pensar que añade algo a la historia, aunque sea negativo, aunque ya estemos cansadas de ello. En el futuro quizás alguien pueda hacer una unificación de todos nuestros relatos esparcidos y permita comprender nuestra época de alta producción de historietas, y un poco más de historietas hechas por mujeres. El hecho de que no todas rememos para el mismo lado nos habla de no estar adoctrinadas y de que hay debate de opiniones. Sin debate, sólo estaríamos adormecidas en nuestros relatos cómodos.

Entrevista a Melina Rapimán






Me cansé de escribir. Chao.


Tribunas femeninas, números anteriores.

Bicolor, ex integrante y la única mujer que había en The cómic fome.

Fanzines que habían en #comiqueras2016

Público





Reseña del evento por Emma Truek

Video 

Referencias:
http://web.uchile.cl/vignette/cyberhumanitatis/CDA/vida_sub_simple3/0,1250,PRID%253D11721%2526SCID%253D11722%2526ISID%253D486,00.html

martes, 6 de diciembre de 2016

Viajes y Cómics, por Katherine Supnem

Noviembre, año 2016. Chile, Arica.

Fui invitada por las organizadoras del X encuentro de mujeres feministas en Arica, Chile, a dar una charla sobre humor y hacer un taller de cómics con las cabras de cogefe. La charla la puede leer aquí, en el blog donde, con amigas, escribimos sobre cómic, género y feminismo.
Era tanta la información que se desarrolló en el evento que habían charlas, ponencias, talleres, conversatorios, resúmenes y debates que se entrecruzaban en horarios, así que cada cual elegía y luego en los momentos de distensión nos poníamos a conversar sobre lo oído. Lo genial de que se permita el debate en cada presentación y luego en las mañanas, antes de comenzar el día, es que la información se procesa, se critica y se digiere de forma consciente y activa,  y no pasiva. Nadie tomaba una decisión sólo levantando la mano, sino que debía dar un argumento que avalara su postura. Eso es hacer verdadera política.
No sé si se me permita hacer un resumen de cada cosa que se dijo en el evento (el programa lo puede ver aquí), pero me tomé la libertad de deambular por el margen de todo y dibujar. Me daba vueltas por los costados de los salones, de los toldos con talleres y conversaba con la primera persona que veía sola y como perdida, e iba registrando en mi libreta haciendo retratos de las personas. A mí también me pasó que me conversaban y me invitaban como si fuéramos amigas de hace tiempo. Nosotras le llamamos SORORIDAD. Entre esas conversaciones dibujé lo que más me llegó y es lo que puede apreciar en las viñetas que vienen a continuación. Además adjunto algunas fotos y parte del programa donde aparece nuestra charla y taller.












Visualmente el evento constaba de muchos banderines amarillos, que en su interior contenían recortes de noticias de corte misógeno, machista y lesbofóbico. Lienzos con contenidos políticos de todas las colectivas presentes y un gran choro gigante verde flúor que incitaba a la autoexploración. Además estábamos varias con tiendas de propaganda feminista, antipatriarcal y abortista, ya sea en formato fanzine, poleras, serigrafías, cómics, ilustraciones entre otros.




jueves, 1 de diciembre de 2016

El humor como medio de resistencia. Ponencia de Katherine Supnem. (Palabras en el X encuentro feminista nacional efectuado en Arica, 25 de noviembre 2017)

El humor como medio de resistencia. 
Uso refranes populares y muchas cacofonías, así que si no le gustan, absténgase. 


Soy Katherine Supnem, dibujante de historietas y licenciada en filosofía. Hago clases en un colegio en el pueblito de Quilicura y en base a mi biografía personal daré un esbozo de lo que comprendo por humor.
Desde que entré a la universidad a estudiar filosofía que el humor y cualquier emoción corporal fueron relegadas a un segundo plano por la hegemonía de la razón, muy normal en una escuela de filosofía. Todo lo que estuviera relacionado con el cuerpo era considerado superficial, ya que las materias madres eran lógica analítica, filosofía del lenguaje, filosofía de las ciencias, de las matemáticas, de la mente, entre otras. Los pensamientos que estudiaban el mundo de la vida cotidiana como tal llegaron tarde y siempre pertenecieron al discurso marginal de la filosofía contemporánea. Al margen leíamos a Foucault, a Agamben, a Simone de Beauvoir, a Sartre, a Beatriz Preciado, a Hannah Arendt, al segundo Wittgenstein y en último año a un Husserl muy mundano (en el bello sentido de la palabra) y centrado en vida corporal. Debido a eso que mis investigaciones siempre se centraron en el mundo, como un intento de rebeldía y por hambre de conocimiento ¡Qué!, dualismo?¿Pero qué es esta máquina que me contiene entonces?. Mi tesis (que escribí junto a Diego) la puede leer completa en internet, se llama “El rol político del cuerpo y sus implicancias estéticas”, es un estudio sobre la relación entre arte, política y corporalidad.
Si miramos ampliamente, no sólo en mi carrera se ve el olvido del cuerpo, sino que es una cuestión asimilada y creída como verdadera, tal vez se deba a la religión que traspasó toda la cultura latinoamericana o a que es más cómodo sentarse a pensar y olvidarse de la vida, que asumir que somos sujetos encarnados y políticos. Porque asumirse un sujeto encarnado y por ende, político, implica hacerse cargo de la vida, la libertad y de la historia humana (para entender esta relación lea sobre biopolítica). Entonces nos encontramos en nuestra cultura con frases como “La risa abunda en la boca de los tontos” “Las mujeres son demasiado emocionales para pensar con claridad”"Estas con la regla, por eso dices aquello" “Usted dice eso porque es mujer” y una serie de frases que desacreditan ideas por estar en ciertos cuerpos o por expresar ciertas emociones. Simone analizó estas cuestiones del olvido del cuerpo o de la discriminación a ciertos cuerpos y dijo “Yo digo esto porque es verdad” "Usted no se olvide que también tiene cuerpo y hormonas en sus testículos" y fue ahí donde nos inspiramos a observarnos como cuerpos disidentes –las mujeres- y cuerpos contestatarios. Toda nuestra desnudez o es deseo o es violencia, o es sumisión pornográfica heterosexual o es libertinaje sexual (no porque yo lo clasifique así y no crea en las posibilidades de la carne, sino es que estoy describiendo las violencias). Nuestras risas suenan demasiado fuerte, hablamos demasiado, si soy fea no soy visible, lloramos demasiado, reclamamos demasiado. Toda expresión del cuerpo de biomujer “debe” ser limitada y debe ser emitida con prudencia y mesura, no vayan a pensar mal de nosotras (Bueno, cuando esta parte la leo, obviamente me burlo de tanta lesera junta).
Es en el contexto anterior en donde soy mujer y soy profesora, entonces cuando hago clases y un alumno se ríe sin poner atención ni respetar la jerarquía de la profesora y de los alumnos sentados tras la represión de las sillas, debo retarlo y anotarlo en el libro, porque si no lo hago, "tengo poco dominio de grupo" e "incito al desorden y al caos" y todo lo que suceda en mi clase es culpa de mi "incapacidad de dominar" (según lo que me dice mi jefe). Entonces, cansada, me empiezo a creer el cuento de que no soy profesora, sino dominadora y que debo coartar todas las libertades individuales del salón, que no se sometan a mi “dominación fálica” ¡Pero no tengo pene/látigo/fusta/rifle! (lo planteo así para que lo piensen en imágenes y se pregunten por sus similitudes estéticas y conceptuales)Y aunque lo tuviera ¡No quiero –usarlo para- dominar!
Si un alumno se ríe lo debo retar (regañar): “Señor, la risa abunda en la boca de los tontos” y el niño se queda en silencio porque lo peor que te puede pasar en el contexto del clasismo intelectual es ser Tonto en una sala de clases frente al profesor (falo erecto del conocimiento, porque tengo que hacer las clases de pie). Pero hay chicos y chicas que no se dejan de reír. Se ríen tapándose la boca, chateando, y hay otros que se ríen a carcajadas, como he observado en los registros de conductas en la sala de clases: “Se ríe en la cara del profesor” “Se ríe mientras lo retan y lo anotan en el libro”. Entonces empiezo a entender que la risa y la bufonería son herramientas de resistencia ante la dominación, sacando de quicio al dominador y abriendo una posibilidad ambigua a la represión, porque qué ridículo castigar a alguien por reírse ¿Qué puede hacer el dominador ante la risa? Ante la violencia de una risa contestataria, porque no es sólo sonreír, reír es contestar corporalmente, es enfrentar y resistir,  y hacer bromas sobre el dominador es incitar a la rebeldía y quitarle poder simbólico a la fusta, porque no puede detener la risa ya que ensordece la palabra. Tendría que dispararme en la boca.
La risa colectiva nos recuerda que estamos unidos y que somos más fuertes, que somos un coro que ya no quiere escuchar, que se quiere divertir, que quiere hacer bromas sobre lo que me "están diciendo" porque me hace o no sentido, porque me vale verga o me toca ciertas subjetividades, como cuando hablo  de sexo y comienzan las risas de sublimación.
Esto lo voy explicando en términos escolares porque creo que la sala es una jaula de experimento social, se van replicando las formas de ser de las masas mayores en estas masas menores que vienen directamente del adiestramiento del hogar, a terminar de ser adiestrados para insertarse en la sociedad.
Al bufón le permiten reírse del emperador desde que hubieron reinos -y si me río del compañero de clases que hace una broma, estoy participando de su rebeldía, validándola y entre “broma y broma la verdad se asoma”, y si se aprecia de esta forma desde hace tiempo ¿Por qué no usar el humor para decir la verdad? ¿Por qué no usar el humor para reírse de la verdad, para reírse de uno mismo? Si te caes y en vez de llorar te ríes ya no eres una víctima, te ven como tonta, pero ya no te sientes como la pobre mujer que se cayó al suelo, sino como la mujer que se levanta, se limpia la ropa y sigue caminado. Yo prefiero reírme en vez de llorar y elegí el humor en la historieta porque me permite ser creativa y porque le estoy contestando al megarelato y a mis profesores en la universidad, que me dijeron que la filosofía no se podía enseñar en los colegios y menos con imágenes. Hola, viejos culiaos, lo estoy haciendo y los cabros entienden super clarito y más encima lo comparto con todo el mundo que quiera leer mis cómics, para reírse o asustarse, porque como entre broma y broma la verdad se asoma, la gente se asusta con la verdad. A veces me dicen que soy ruda, que soy demasiado cruda pero nunca he sentido que no esté haciendo otra cosa que describir la verdad y ayudar a verla con claridad. Lo demás es composición y diseño, en la forma en que se narra o que se dibuja. La gente muere, la gente aborta, la gente defeca, se pelea ¿Por qué no tomar esas “malas verdades” para hacer humor, para dejar de ocultarlas? Niños, el mundo no es color de rosa, Disney miente, el príncipe te puede violar, la bruja puedes ser tú, pero eso no significa que no me pueda reír y que se me quiten las ganas de vivir y de decir lo que pienso usando el humor, para no asustarme tanto de lo enorme que es estar vivo, de lo pesado que se siente, de lo difícil de la encarnación.
Reír es desobedecer, desobedecer es político, pero ¿Me puedo reír de cualquier cosa? Los machos heterosexuales llevan años riéndose de las mujeres pero no como acto de rebeldía, sino como acto de humillación y de dominación. No sé si sea válido pedirle a esos hueones que dejen de replicar el modelo con sus chistes fáciles (llevan años con lo de la mujer y la cocina, la mujer y la escoba), no sé si valga la pena preguntarles si pueden ser un poco más creativos o estudiar más (lo digo pensando en lo sociológico del humor). Nos podemos reír mutuamente, pero como que ya pasó la época del humor misógino, porque no me está diciendo nada nuevo ni me está mostrando otra verdad más que de qué se ríen ellos mismos, de qué les causa placer: le metí la pichula, jajaja qué gracioso, dije pichula y dije que se la metí. A mí más que darme rabia ese tipo de humor, me da pena porque no me dice nada nuevo, no está criticando a nadie, sólo es complaciente, le lame la pichula a los de siempre, a los Kike Morandé, al patrón del fundo, al de la fusta. Yo también me quiero reír, así que cabras feministas, sigan haciendo humor, porque desde nuestros cuerpos todo lo que hagamos es resistencia, no ven que tenemos útero y se nos puede salir la guagua si hueviamos mucho?

martes, 29 de noviembre de 2016

EL HUMOR COMO MEDIO DE RESISTENCIA CULTURAL ANTIPATRIARCAL (Palabras de Victoria Rubio, Lesbilais, en el X encuentro feminista nacional efectuado en Arica, 25 de noviembre 2017)


Mi nombre es Victoria rubio, soy lesbiana feminista y comiquera. Hago cómics hace 8 años cómics de corte humorístico más que nada.  Hablar de humor en un país conservador y cartucho como este es súper importante. Hay que empezar a analizar de qué nos estamos riendo y el porqué también. Personalmente son una persona que se le considera “poco seria”, ya que generalmente estoy realizando chistes. Pero es porque me dedico a esto, al humor gráfico. Cuando empecé, hace 8 años, tenía súper claro que quería hacer un cómic de humor, de humor lésbico, de humor lesbofeminista. Aunque hace 8 años era muy patuda para nombrarme lesbofeminista ya que había leído repoco e interiorizado muy poco el discurso , pero las ganas estaban. y creo que en el accionar, es mejor hacer cosas que quedarse con la estúpida idea de que se va a fracasar o que te van a criticar.
Cuando comencé, con suerte sabía dibujar. Ahora, menos, pero al menos perfeccione el guión y le di un sentido feminista, llegando al nivel de analizar cada guión con cautela, porque ahí está la pregunta que nos estamos haciendo: “de que nos reímos (o nos tendríamos que reír) las mujeres que nos consideramos feministas. Creo que estamos rodeadas de humor patriarcal y machista. Bombardeadas del chiste facilista, que evoca lo genital, lo burdo, lo manoseado por el machito que se las da de humorista y solo muestra a mujeres hegemónicas desnudas y humilladas por el hombre. No solo en lo que es el humor televisivo, en el comics también se da y harto. Años hemos sido mostradas dentro de la dicotomía de mujer objeto/ mujer dueña de casa  que nos impone la heteronorma. Solo analicemos lo que es “condorito” , el comics más famoso de humor que tiene -$hile. El chiste a la suegra ogro  está presente en cada número, sin hablar de la gordofobia que se da al ser llamada “doña tremebunda”. Y que decir del chiste a la mujer “tonta” no pensante, presente también. Nos ejemplifica claramente que el patriarcado nos quiere así, 90-60-90 pero tonta como una puerta y detrás de un macho asqueroso. Hay más ejemplos de cómics con personajes asquerosos, como pepe antártico, barrabases (que el autor era un pedófilo) y miles más que se siguen escribiendo.  El humor es una de las formas más eficaces que tiene el patriarcado para mandar mensajes machistas sobre como deben ser las mujeres. Es fácil, nos reímos y pensamos que algo tan inocente no puede hacer un cambio real, pero ahí es donde se equivocan. El humor es un arma, es un arma de control de masas  y ellos lo saben, por eso al principio asusta cuando una mujer se dedica a esto  y es boicoteada hasta la muerte.
Eso sí, tampoco debemos felicitar a todas las mujeres que están realizando humor. Todavía quedan muchas con la venda en los ojos y con actitudes patriarcales haciendo humor en teoría “para mujeres. Tomemos el caso de  “minas al poder”,  Me apena el darme cuenta que, para más remate, este es el “humor feminista” del que se está hablando tanto. Obviamente ese humor de feminista no tiene nada y solo ayuda a fomentar el estereotipo histórico que nos han enseñado a las mujeres, que es a odiarnos entre nosotras. Al sistema le conviene ene que las mujeres estemos separadas, que nos odiemos por cualquier motivo y más que nos odiemos por ellos, que nuestra única competencia sea  el competir por el amor de un hombre, por el amor al falo. Pienso en todas las mujeres que les parece graciosa  “la botota”, un ser xenofóbico, racista y misógino. Pienso en todas las compañeras que cuando les comento esto me dicen “ay, si es una tontera”. No se están dando cuenta que le están haciendo el juego al patriarcado. Me apena que su nivel de reflexión llegue hasta ahí no más y no ven lo poderoso que es el sistema, que cree que el humor es un medio que sirve solo para la diversión. Con esto no quiero decir que debemos dejar de reírnos, si les dijera eso me quedaría sin pega y la idea no es autoboicotearme.
Sí, hay que seguir haciendo humor, hay que seguir divirtiéndonos con ello, y sí, pasarla bien. Nos enseñan a sentirnos culposas por reírnos, por gritar, por hacer lo que deseamos. Por eso gritemos fuerte, riámonos con ganas y disfrutemos,  gocemos.

Pero riámonos sin machismo, sin sexismo. Yo ahora lo que hago harto es reírme de ellos, de los machos. Mi deporte favorito es humillarlos, reírme de hombres que piensan con el pene.  Por eso compañeras, las invito a gozar, a reír.

lunes, 10 de octubre de 2016

Palabras de Victoria Rubio en Conversatorio Encuentro anarquista; Sábado 8 de octubre 2016.

El otro día mi madre tenía puesta una radio muy facha (la imagina, donde dan frases de Donald Trump como citas motivacionales y donde  los comerciales son para fomentar la pobreza y la desigualdad) y entre los comerciales estaba una promoción de un futuro programa de televisión de comedia donde participarán mujeres. En el comercial se escuchan palabras como “liberación femenina” y “abajo el patriarcado opresor” seguido por un cambio de música como de ruptura y a una de las chicas diciendo “pero no te metiai con mi mino porque te mato”.   Después de atragantarme y salir del shock por haber escuchado esa aberración por la radio pensé en todas esa mujeres cegadas por el sistema y que piensan igual que ese ser. Pienso en todas las mujeres que les parece “gracioso” que se manosee tanto las palabras “patriarcado” y liberación” y que no se cuestionan las prácticas heteronormativas impuestas por el sistema. Me apena el darme cuenta que, para más remate, este es el “humor feminista” del que se está hablando tanto. Obviamente ese humor de feminista no tiene nada y solo ayuda a fomentar el estereotipo histórico que nos han enseñado a las mujeres, que es a odiarnos entre nosotras. Al sistema le conviene ene que las mujeres estemos separadas, que nos odiemos por cualquier motivo y más que nos odiemos por ellos, que nuestra única competencia sea  el competir por el amor de un hombre, por el amor al falo. En la lucha feminista real, se combate en contra de eso. Nos cuestionamos y cuestionamos el deseo también. Como bien dice una de las frases más hermosas del feminismo, “el amor entre mujeres es nuestra mejor arma contra el patriarcado”, y no solo el amor parejil, sino el crear lazos, el juntarnos a conversar, a crear, a hacer política feminista e igual a pasarlo bien. Nos enseñan a sentirnos culposas por reírnos, por gritar, por hacer lo que deseamos. Por eso gritemos fuerte, riámonos con ganas y disfrutemos, gocemos. Por eso también, a las mujeres heteros les recomiendo replantearse la idea del lesbianismo para rehacer política. (y sí, me encantaría que todas las mujeres se convirtieran en lesbianas)

También me hace ruido lo manoseado que está el termino “patriarcado” y que se saque en contextos como el que comenté arriba. ¿en verdad la gente entiende qué es el patriarcado? ¿entiende de verdad la opresión de este? ¿lo nocivo de este? ¿Que es un sistema político de dominación del cual nacen todas las otras formas de opresión?  Según mi experiencia, lo dudo. Por eso también las invito a leer más, a no quedarse solo con estas charlas, a hablar entre nosotras, ha crear nuevos discursos, a juntarnos entre nosotras, a ser sororas.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

La niña que encaró al paco

Su imagen dio la vuelta al mundo, y en mi país lo único que hacen es burlarse de ella, de su peso y su aspecto. Por eso este dibujo, como recordatorio que queda mucho por hacer y mucho feminismo por difundir.

viernes, 2 de septiembre de 2016

Cómic nuevo :)

En el marco de la semana feminista de USACH, hoy fuimos con las chicas a la feria Literaria que se hizo allá. Saqué este cómic en tiempo express, y acá lo comparto con ustedes ♥ (tengo fanzines impresos también por si les interesa :D )

Saludos!